Quimioterapia para el cáncer de ovario: ¿cómo funciona?

Hay tres tratamientos principales para el cáncer de ovario, una vez que se realiza el diagnóstico. Estos son cirugía, quimioterapia y radiación. En algunos casos, se recomendará tener dos o incluso los tres de estos tratamientos. Cuando se recomienda la quimioterapia, generalmente se administra después de la cirugía en 6 dosis separadas por 3 semanas. Esto se llama "primera línea" porque es la primera vez que se administra quimioterapia.

Los medicamentos de quimioterapia se inyectan por vía intravenosa, a menudo por medio de un puerto que su oncólogo colocará en su pecho o brazo. A veces se usa quimioterapia intraperitoneal que inyecta las drogas directamente en el abdomen.

La terapia inicial estándar sugerida por los médicos usa una combinación de un medicamento basado en platino como carboplatino o cisplatino junto con un taxano como paclitaxel o docetaxel.

Las drogas de quimioterapia matan las células cancerosas que quedan en su cuerpo después de la cirugía, pero también dañan las células normales, ya que las drogas no se diferencian entre las normales y las enfermas. La explicación simple es que funcionan destruyendo las células que se dividen rápidamente, que es una descripción de las células cancerosas. Desafortunadamente, otras células en el cuerpo también entran en esta categoría y también se dañan en el proceso. Los folículos capilares son un ejemplo, por lo que la mayoría de los pacientes experimentan pérdida de cabello. Sin embargo, es solo una condición temporal y el cabello comenzará a crecer casi inmediatamente después de que se suspenda la quimioterapia, aunque en algunos casos se verá diferente al principio. Otras células sanas que están dañadas incluyen glóbulos rojos y blancos, plaquetas (que se necesitan para la coagulación) y células que recubren el tracto gastrointestinal. Esto a menudo puede causar la náusea que es tan común con el tratamiento.

Debido a que los medicamentos de quimioterapia pueden dañar la médula ósea que normalmente produce células, los pacientes pueden experimentar un bajo recuento de células sanguíneas y, a menudo, necesitan tomar otro medicamento para estimular que la médula ósea comience a producir células nuevamente. La combinación de todas estas drogas a veces hace que las personas tengan olvidos leves y pérdida de memoria a menudo denominada "cerebro de quimioterapia". Esto debería desaparecer una vez que termine el tratamiento.

Reply